El buen Gin Tonic en casa…

El invitado de lujo: Gin tonic

 

La coctelería es un universo de sabores, texturas y combinaciones que conforman una experiencia de placer. El gin tonic, quizás sea el cóctel, que ha despertado en cada uno de nosotros la pasión por ese mundo. Comenzamos tomándolo en el bar y tímidamente nos fuimos animando a deleitarnos con él en nuestro hogar. 

 

El gin, es uno de los cócteles más sencillos y también uno de los más apreciados, se pasea por todas las barras, restaurantes, tiene su propio día internacional (19 de octubre) y nos invita a ser bartenders en casa. 

 

Ideal para un day drinking, al atardecer, en compañía, o para compartir una peli con amigos. Es ese cóctel que te tomarías sola después de un largo día, con el que iniciarías la velada y por supuesto, el que te incita a ser anfitrión. 

 

Por todo esto pensamos en una guía para que prepares tu gin a la perfección, y te contamos cómo realzar sabores y aromas. Por ejemplo:¿Sabías que el gin tonic es el cóctel con más combinaciones para realzar sus atributos? Si, podemos mixturarlo con enebro, cardamomo, pétalos de rosa, fresas, lima, frutilla, naranja o pepino. 

 

Entonces, ¿cuál es la clave para obtener un buen gin-tonic en casa?

Para esta ocasión te recomendamos el blend Enebras, que posee la combinación perfecta entre el enebro, flor de hibisco, granos de pimienta negra y frutilla deshidratada. Preparate para disfrutar...

 

Elegir la copa adecuada: lo mejor es usar una copa de balón o una de boca ancha, ya que la ginebra debe oxigenarse para desprender todo su potencial aromático. 

 

Mucho hielo: el alma de todo buen cóctel es el hielo, debemos evitar utilizar cubos pequeños. Es mejor usar grandes, entre seis u ocho cubos, según el tamaño del vaso.

 

Medidas justas: 50 ml de gin (contar hasta 8), luego macerar el blend Enebras por unos minutos, agregar tres partes de agua tónica (150 ml) mejor si está bien fría y mezclar un poco.  

 

Animate a probarlo así, y no vas a querer saborearlo de otra forma

¡ENJOY!