Canalizando la energía (Survival kit)

Canalizando la energía

(Survival kit)

 

Pasaron cuatro semanas desde que la vida que conocíamos dio un giro inesperado. Nuestras agendas de actividades se han limitado, algunos de nuestros planes y proyectos quedaron en un “hasta nuevo aviso”. Para muchos, estos 30 días se han convertido en una eternidad. Más de uno comenzó a coquetear con la ansiedad, sin darse cuenta. ¿Qué hacemos? ¿Cómo nos reinventarnos cuando el sofá y todos los muebles de la casa tienen nuestros moldes estampados?

Canalizar la energía es una habilidad que se puede aprender y utilizar en la vida diaria (con o sin pandemia). Es importante tener un espacio interno al cual acudir para escapar, sanar, conectar, respirar, desconectar y volver a uno mismo, para poder volver a todo lo que nos espera ahí afuera.

 

Yoga time

Siempre te sedujo la idea, notaste los efectos positivos en tu mejor amiga, que bajó por lo menos cinco cambios. Está comprobado científicamente que el yoga nos ayuda a equilibrar la mente, cuerpo y espíritu. Si antes no te animabas porque pensabas “no soy flexible”, “no me puedo concentrar” y un montón de excusas más, este es un buen momento para aprovechar alguna clase online de Kundalini Yoga, Ashtanga o Hata Yoga. Se trata de una disciplina que estira el cuerpo, expande la respiración, crece hacia el infinito. Date esta oportunidad.

Centros de Yoga:

@Harigopalyoga

@yogarendapy

@yogaurbano

@estudioom

@creica.py - #YogaEnCasa

@yogaenelcentro

@lunaennostroas

 

Mindfulness reloaded

Esta técnica habla sobre enfocar la atención, dejar de preocuparnos por lo que aún no llega, vivir el presente para alcanzar la felicidad. Los especialistas explican que en tiempos como los que vivimos, el mindfulness puede ayudarnos a manejar emociones como el estrés y la ansiedad, de manera fácil, ya que lo podemos incorporar a nuestra rutina diaria, sin cortar con lo que estamos haciendo.

Volvete consciente de tu respiración: sentate con las piernas cruzadas (puede ser ahí tu silla de trabajo), cerrá los ojos y colocá las manos sobre el pecho o el abdomen. Luego, concentrate en el ciclo de la respiración, en cada inhalación y exhalación durante cinco minutos al día.

Levantate de tu mesa de trabajo cada 30 minutos. Caminá de forma consciente, observando pisadas y el peso de tu cuerpo.

Al cocinar, tu atención solo tiene que estar puesta en los alimentos, en el olor, la textura y el sabor. Lo mismo al comer. No tragues de manera automática, buscá saborear y disfrutar del alimento.

Descansá. Dormí las horas necesarias, escuchale a tu cuerpo.

Es importante tener un momento de gratitud. Elegí una hora y momento del día como una cita, por ejemplo, al levantarte. Pará, pensá en las razones por las que te sentís agradecido y da las gracias.

Repetí afirmaciones positivas como: “todo esta bien en mi mundo”, “soy perfectamente saludable y mis seres queridos gozan de perfecta salud”; y “todo lo bueno llega a mi y estoy listo para recibirlo”.

 

Let´s dance

Bailá, baiá y bailá. ¡Sí! Movete para disfrutar, para ser feliz. Eso hará que tu sistema inmunológico se fortalezca. Poné un video de Dua Lipa, Beyoncé, Bowie o tu cantante favorito y sentite uno de sus bailarines. Otra opción es seguir los consejos de @montsecoronely, quien bien lo dijo: “que nada detenga tus ganas de bailar o aprender a bailar”.

 

Actitud de libertad

Mantené una actitud de libertad. Lo que procede de tu interior nadie puede quitarte.

 

Y por último, acordate que…